Follow by Email

miércoles, 8 de febrero de 2012

Los disfraces de la ira

  La ira es una emoción muy vilipendiada. Nadie quiere tener ira. Por eso muchas personas, que no nos consideramos iracundos la disfrazamos creyendo que con eso disimulamos.

Pero ¿cuáles son los disfraces de la ira? Varios autores, entre ellos H.Norman Wright menciona por lo menos cinco.

Analicemos dos de ellos. ¿Es de usted de esas personas que les encanta hacer bromas, poner sobrenombres o ridiculizar a las personas que no le caen bien o que simbolizan algo negativo para usted, como una autoridad? Bueno… detrás de esa actitud probablemente exista mucho enojo canalizado mediante el choteo.

¿Que le parece este otro disfraz? “!Uy se me cayó la olla!” “!Ay … ¿vos ocupabas esa hoja? Que pena la boté… no me di cuenta”.   Exacto, una aparente torpeza puede esconder enojo y venganza, es decir, ira.

Nos hemos ido especializando en disfrazar esta emoción cuándo lo ideal sería poder canalizarla a nuestro favor y sacarle provecho. Quizás tenemos una idea negativa de esta emoción porque la confundimos con una acción, que es la agresión. Ira y agresión son dos cosas muy diferentes.


Si desea saber más de este tema y aprender algunos tips que le facilitarán el manejo de sus emociones, le invito a participar en la Charla: ¿ Cómo manejar mis emociones? El próximo 16 de febrero, de 5:30 PM a 8:00 PM. Más información: heidy.arce@gmail.com o a los teléfonos 83871697 o al 22293104.




jueves, 2 de febrero de 2012

El fantasma de la soledad


¿Se ha sentido solo o sola a pesar de estar rodeado de una multitud?  ¿Se ha sentido solo o sola a pesar de estar abrazada o abrazado a un ser amado?

La soledad puede ser una opción momentánea para propósitos específicos, como la lectura, el estudio, la introspección y reflexión, pero también la soledad incontrolable e inexplicable es un fantasma que atormenta.

Este tipo de soledad, la que tiene un origen emocional no depende de ausencia de personas, depende de su mente y de su corazón. Depende de las experiencias vividas, de las ausencias, de los abandonos y rechazos experimentados.

Lo que muchos no comprenden de una persona acosada por este fantasma es que su necesidad emocional no puede ser saciada con acompañamiento externo, sino que requiere una transformación interna.

Por eso una salida con amigas puede aliviar, unos tragos en un bar o unos gritos rodeados de una multitud  en un concierto pueden distraer este fantasma pero no lo espantan.


La soledad interna esta consumiendo de tristeza a nuestra sociedad, pues intentamos saciarla con lo que no sacia (una pareja tras otra, un nuevo aparato, un nuevo trabajo, mucho trabajo) y cuando comprobamos que nada externo la quita, caemos en desesperanza y frustración, porque la respuesta no esta afuera sino dentro en su corazón.

Si desea saber más de este tema y aprender algunos tips que le facilitarán el manejo de sus emociones, le invito a participar en la Charla: ¿ Cómo manejar mis emociones? El próximo 16 de febrero, de 5:30 PM a 8:00 PM. Más información: heidy.arce@gmail.com o a los teléfonos 83871697 o al 22293104.