Follow by Email

lunes, 24 de marzo de 2014

¿ Sufre pánico escénico? – Siete consejos para derrotarlo

El temor es una emoción que nos induce a imaginar como podrían ser los resultados de eventos que no han sucedido.  Se podría definir como una especie de fe negativa.


Se requiere el mismo esfuerzo, tiempo y energía para pensar que un resultado será negativo, que positivo.  Lo lamentable es que elegimos pensar en lo primero.

Cerca del 90% de nuestros temores nunca llegan a materializarse, sin embargo, nos determinan como si fuesen verdades, cuando en realidad son solo imaginaciones.

Para vencer el pánico escénico puede resultarle útil seguir estos consejos.

1.    Descubra la raíz de su temor.
¿Le ridiculizaron en la escuela? ¿ una maestra le descalificó? ¿le limitaban su expresión oral de niño o niña? Descubra los eventos que pudieran determinar su aversión.  Recuerde que nadie esta determinado por su pasado a menos que así lo quiera. Perdone, si lo necesita. Perdónese. Cambie su historia. 

2.    Enfrente el temor.
No hay otra manera de vencerlo. Por más técnicas que le pueda sugerir, ninguna será útil si no “agarra el toro por los cuernos” y de frente al miedo asume el reto de espantarlo.  Deje de esconderse. El miedo es como un perrito pequeño, de esos bulliciosos que se imaginan a si mismos como si fuesen un rottweiler  que le persigue persistentemente ladrando, mientras usted corre, hasta que usted decide detenerse, voltearse y mostrarle quién realmente tiene el poder y la autoridad.

3.    Prepare su tema con dedicación y excelencia.
Nada puede sustituir la preparación. Si uno se sabe conscientemente preparado para ofrecer una conferencia, discurso o cualquier tipo de presentación ya tiene ganada la batalla al temor en un 50%.

4.    Practique principalmente el inicio de su presentación.
Si es importante preparar su presentación, lo es mucho más practicar lo que dirá en los primeros 2 minutos. Esos son, usualmente, los momentos de mayor inseguridad, si lo superamos con efectividad, es muy probable que paulatinamente ganemos confianza hasta que finalmente nos sentiremos confortables.

5.     No se sature.
Debe practicar, pero no hasta le límite de “embotarse”.  Unas horas o un día antes de su presentación realice actividades diferentes, que le permitan relajarse.

6.    Decida visualizar un desenlace positivo . 
Discipline sus pensamientos. En lugar de admitir como ciertas todas las imágenes de fracaso que acosen su mente, sustitúyalas por otras en que imagine resultados positivos. Requiere el mismo esfuerzo, pensar de una u otra forma, pero los resultados, principalmente en paz interior, es muy diferentes.

7.    Despreocúpese del “yo” y enfóquese en el “nosotros”.

Sacúdase ese orgullo tonto de creer que usted es lo único relevante de la conferencia. Lo relevante está frente a usted, es su público. Entréguese a él con pasión, concéntrese en el beneficio que usted les aporta con su presentación, y deje de pensar qué estarán pensando de usted. Siempre encontrará critica en el camino, así que será un desgaste inútil tratar de evitarla. Una vez frente a su público entréguese con pasión y disfrute la oportunidad de servir a otros mediante su conocimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Me interesa lo que pensas, agradezco tus comentarios.