Follow by Email

miércoles, 29 de octubre de 2014

Usted puede ser despedido por usar redes sociales

En la legislación laboral costarricense, debido a su antigüedad, no se mencionan en forma explícita regulaciones asociadas a las Redes Sociales, sin embargo, existen disposiciones de carácter general que aplican para usos indebidos de esta herramienta. 

Erick Briones, abogado y profesor laboralista, señaló en un comentario publicado en un diario nacional,  cuáles de esos artículos son los que se aplican para el uso indebido de las Redes Sociales: "los artículos 68,69, 70, 71, 81 y 83 todos del Código de Trabajo, señalan disposiciones como el de no abandonar el trabajo, guardar la debida consideración, no injuriar, calumniar o conducirse bajo la difamación, darle uso adecuado a los instrumentos de trabajo, abstenerse de difundir los secretos industriales sin autorización y un sin fin de conductas que en caso de irrespetarse dan pie a poner en riesgo la relación laboral".

Así las cosas, existen por lo menos tres aspectos  ( aunque no son los únicos)  que pueden ser sancionados e incluso provocar su despido. 

Veamos: 

Abandono mental del trabajo.  Una persona que utiliza las redes sociales en horas laborales sin el consentimiento de su patrono o para propósitos no asociados con la empresa en la que labora podría ser despedida por abandono mental del trabajo. El despido no es inmediato, debe mediar una amonestación previa. Pero si la conducta fuese reiterada podrá ser despedido sin ninguna responsabilidad patronal. 

Hablar mal de su jefe o compañeros. Este error es más común de lo que imaginamos. Publicar mensajes que constituyen una injuria contra su jefe o empresa, o que dañen la reputación de la misma pueden también ser sancionados. 

Publicar fotos que comprometan el cumplimiento de una incapacidad. Si usted recibió una incapacidad médica y esta le inhibe de realizar actividades fuera de su casa y usted publica fotografías que muestren que usted está incumpliendo esas disposiciones, podría ser despedido también sin responsabilidad de su patrono.

Ejemplos abundantes

Situaciones como estas han provocado varios episodios lamentables. 

Uno reciente se suscitó con un trabajador como cobrador de peaje en la Ruta 27, que a raíz de una publicación en su perfil de Facebook desata una polémica mediática que termina con su despido. 


Y es que sus acciones no son secretas. Usted está expuesto y su identificación puede ser muy sencilla. Este es otro ejemplo en el que un conductor, supuestamente abusivo,  fue puesto en evidencia en redes sociales. 




¿Qué hacer? 

Si usted es trabajador. Use el sentido común. Piense que publicar en las redes sociales es como publicar en la primera plana del periódico más vendido del país y que por cada publicación que usted realice tiene responsabilidad penal y civil. Recuerde, siempre, bajo cualquier circunstancia, la integridad será su mejor protección.

Si usted es patrono. Sensibilice primero, enseñe, no asuma que sus trabajadores tendrán los elementos suficientes para hacer un uso apropiado de la herramienta, recuerde lo que dice esa frase famosa: "el sentido común, suele ser el menos común de los sentidos". En segundo lugar reglamente el uso de las Redes Sociales. Sin un reglamento los procesos para sancionar las faltas serán más complejos. 

ComunicARCE ofrece cursos de sensibilización sobre este tema. Si desea llevarlo a su empresa, no dude en contactarnos: heidy.arce@gmail.com 

lunes, 6 de octubre de 2014

La comunicación hipócrita

La hipocresía está en decadencia, no porque no se la practique sino porque ahora resulta muy fácil detectarla. En una sociedad hiper informada y competitiva, no es mucho lo que hay que esperar para que la falsedad se descubra. 

Y si... ya sé que de inmediato está pensando en la amiga de aquel que se fue con su mejor amigo, o en quién le dijo que nunca le mentiría y con solo la promesa ya incumplió, o en esa, si esa, que todas las mañana le sonríe y le da un caluroso "buenos días" en el trabajo pero a la hora del almuerzo se la "almuerza". 

Pero no solo hay personas con mensajes hipócritas. También empresas, organizaciones y gobiernos hipócritas. 

Sus efectos son nocivos, principalmente en nuestros días en que el mayor tipo de intercambios, para ser efectivos y duraderos, deben de tener como base la confianza. 

Cuando se descubre a un hipócrita de inmediato se rompe ese vínculo. La consecuencia es la duda, incredulidad, desconfianza y probablemente el daño o suspensión en la relación, sea esta personal o comercial. Es como caminar sobre arena movediza. ¿Quién quiere caminar en un terreno que en cualquier momento se hunde? 

Pero ¿qué es hipocresía?  en el latín se utilizaba la palabra
hypocrisis y en el griego hypokrisis, ambas con significados muy similares: actuar o fingir.  Muy comprensible si tomamos en cuenta que hypo significa máscara  crytes respuesta. Es decir, responder escondido tras una máscara que no nos deja ver su verdadera cara. 

Hipocresía tiene también que ver con valores, tan importantes hoy para algunas empresas que  invierten tanto dinero en definirlos, pero que luego los tiran a la basura porque no los practican. 

¿ O no le ha pasado que ha querido esa grandotota hamburguesa que anuncia en la tele y cuándo llega  por ella le entregan una mucho más pequeña que la que despertó su apetito? 



Según el lingüista y analista social Noam Chomsky, la hipocresía definida como la negativa a "aplicar en nosotros los mismos valores que aplicamos en otros", es uno de los males centrales de nuestra sociedad. 

Es que la hipocresía nos satura tanto que entre tanto que brilla, se nos dificulta distinguir entre oro y oropel. Cuando encontramos una luz genuina, si que lo agradecemos, es ciertamente un tesoro verdadero. 

Por eso un valor esencial de la buena comunicación debe ser la integridad. Nuestros mensajes deben estar revestidos de verdad. Digo lo que pienso, hago lo que digo, promuevo lo que creo, ofrezco lo que puedo satisfacer. Sino lo puedo cumplir me abstengo o me disculpo genuinamente y corrijo. Una formula sencilla.